Adicción a la tecnología

Adicción a la tecnología

La tecnología está en todas partes y no va a desaparecer. Los adolescentes miran sus smartphones o mantienen sus ojos pegados a una tableta o computadora portátil, en lugar de observar el mundo que los rodea. No es inusual ver a dos adolescentes sentados juntos en un autobús, enviando mensajes de texto con furia en sus móviles en lugar de hablar entre ellos. El hecho de que los adolescentes dependan tanto de la tecnología tiene sentido en nuestro mundo, pero también puede tener consecuencias negativas.

¿Qué es la adicción a la tecnología?

La adicción a la tecnología se puede definir como un comportamiento frecuente y obsesivo relacionado con la tecnología que se practica cada vez más a pesar de las consecuencias negativas para el usuario de la tecnología. Una dependencia excesiva de la tecnología puede afectar significativamente la vida de los estudiantes. Si bien necesitamos la tecnología para sobrevivir en un mundo social moderno, una dependencia excesiva de la tecnología, o una adicción a ciertas facetas de su uso, también puede ser socialmente devastadora. La dependencia de la tecnología puede tener consecuencias en la adolescencia que van desde una leve molestia cuando se aleja de la tecnología hasta sentimientos de aislamiento, ansiedad extrema y depresión.

¿Qué hace que la tecnología sea adictiva?

La tecnología satisface nuestra necesidad humana natural de estimulación, interacción y cambios en el medio ambiente con gran eficiencia. Cuando los adolescentes experimentan estrés, ya sea un rechazo romántico o una mala calificación en un examen, la tecnología puede convertirse en una forma rápida y fácil de satisfacer las necesidades básicas y, como tal, puede volverse adictiva.

La tecnología impacta los sistemas de placer del cerebro de manera similar a las sustancias. Proporciona algo de la misma recompensa que el alcohol y otras drogas: puede acabar con el aburrimiento, un lubricante social y un escape de la realidad.

Los videojuegos y los juegos de ordenador, los teléfonos inteligentes y las tabletas, las redes sociales e Internet brindan una variedad de puntos de acceso que pueden promover la dependencia de la tecnología y las consecuencias negativas para los jóvenes:

La Web puede ser adictiva como herramienta multifuncional que nos acerca excepcionalmente a una enorme cantidad de información a velocidades sin precedentes. Fácil de usar por diseño, ahora tenemos acceso a Internet en nuestras computadoras, a través de aplicaciones en nuestras tabletas, teléfonos y relojes.

El "Miedo a perderse", es un fenómeno comúnmente descrito para adolescentes y adultos jóvenes, en el que los jóvenes sienten cada vez más la necesidad de permanecer conectados a Internet, por lo que no son los últimos en enterarse de una noticia. o acontecimiento social.

En relación con este miedo a perderse, algunos usuarios de Facebook, por ejemplo, informan que utilizan la plataforma de redes sociales basada en Internet como un método elegido para aliviar su ansiedad o depresión. Con tanta accesibilidad a su uso, Internet es igual de difícil de gestionar su control, ya que es fácil y gratificante de usar.

La cocaína actúa en el cerebro modificando los circuitos responsables de la gratificación y del placer. Su consumo continuado reduce la capacidad de los consumidores de experimentar placer de forma natural (a través del sexo, la comida…) y les hace menos sensibles a las gratificaciones y emociones. Por esto, la cocaína resulta tan adictiva.

La adicción se produce tras periodos de consumo más o menos largos que no tienen por qué ser diarios, y se ha comprobado que, incluso pequeñas cantidades de cocaína, pueden producir tolerancia y cambios cerebrales relacionados con la adicción. Esto hace que los consumidores, especialmente los de fin de semana, tengan en muchas ocasiones una falsa sensación de control y no perciban el problema.

Estas máquinas flexibles y de gran movilidad tienen el poder de conectarse constantemente. Los teléfonos inteligentes y las tabletas, y la aparición de otros dispositivos inteligentes desde Apple Watch hasta Amazon Echo, promueven la adicción al eliminar el lapso de tiempo de las tareas y actividades que anteriormente requerían iniciar sesión en una computadora de escritorio, o al menos en una mochila.

Las redes sociales presentan información relevante para cada individuo de la manera más sencilla: portales centralizados y personalizados, como un suministro de noticias de Facebook, una suscripción a YouTube o seguidores de Snapchat.

Ya sea una conversación de Skype con un familiar o una respuesta de Twitter, las redes sociales alimentan nuestra necesidad de conexión humana al permitirnos compartir comentarios con aquellos que están lejos de nosotros en el tiempo, la geografía o el estatus social. Como animales sociales, necesitamos el contacto humano para la salud emocional y psicológica. El atractivo de las redes sociales es que nos ayudan a satisfacer las necesidades sociales sin los esfuerzos o las restricciones del contacto en persona. Un uso inadecuado, desmesurado, de estos recursos puede derivar en una adicción.

logo_call

Si estás experimentando problemas similares por favor contáctanos.

618 985 200
Llámanos

¿Cómo te ayudamos con la adicción a la tecnología?

En Lores Adicciones ofrecemos una primera visita con el equipo médico y terapéutico para valorar el paciente y aconsejar el tipo de tratamiento mejor para cada caso. El tratamiento para este tipo de adicción se hace con un seguimiento personalizado. El objetivo es que el paciente recupere el control total de su vida. Si quieres que te ayudemos, contacta con nosotros sin compromiso.